Close

Not a member yet? Register now and get started.

lock and key

Sign in to your account.

Account Login

Forgot your password?

Blog  //  Devotionals, Stories, News and more...

Marriage Catalyst

A Growing Relationship with God is the Catalyst for Building a Great Marriage.       
Subscribe to our BLOG  RSS

Saturday, March 16, 2013 Posted by Marcel Sanchez | 0 comments

Saturday, March 16, 2013 Posted by Marcel Sanchez | 0 comments

La Hora de la Oscuridad


Del mismo modo, también se burlaban de él los principales sacerdotes, los escribas, los fariseos y los ancianos. Decían: «Salvó a otros,pero a sí mismo no puede salvarse. (Mateo 27:41-42)

Era una hora muy oscura y extraña. Fue marcada por incredulidad, tortura y derrota. Fue un momento de gran tristeza. Para los discípulos, fue como que el tiempo se paralizó. Era la hora de la oscuridad. El ultimo capítulo en la vida y ministerio de Jesús estaba llegando a un fin abrupto. Era el momento que muchos de los líderes religiosos estaban esperando. Era el momento de su triunfo. La victoria estaba cerca. La conquista total estaba asegurada. Era prácticamente el tiempo de celebrar. Los líderes religiosos casi podían probar el sabor de la victoria dentro de su alma. Este hombre que se anunciaba como el Mesías ahora recibiría lo que se merecía por blasfemar contra Dios—la muerte.

La muerte de Jesús se realizó con engaño, fuerza y violencia. Esta muerte dio evidencia de la gran presencia de la maldad y la falta de espiritualidad verdadera en el corazón del hombre. La cruz era el símbolo de muerte. Cuando colgaban a una persona en la cruz, no sobrevivían. Aunque la persona fuera muy fuerte, no había manera de escaparse de la furia de la cruz. La cruz representaba la muerte segura de un criminal. Se asumía que los que morían en la cruz eran culpables de los cargos de los que se les acusaban. La cruz era una de las formas más crueles de morir para la humanidad. No era algo que alguien quería encontrar en su futuro.

Aunque fue construida para un criminal, en la cruz colgaron a nuestro Rey y Salvador. Los Fariseos tenían la razón en su conclusión. Jesús no pudo salvar Su vida y salvarnos del pecado. Tenía que ser uno o el otro. Si Él hubiera salvado Su vida, hoy estaríamos perdidos por nuestros pecados. Jesús ofreció Su vida como un sacrificio por nuestros pecados. La hora de la oscuridad fue difícil pero temporal. La resurrección fue gloriosa y eterna. El autor escribe, “Fijemos la mirada en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo que le esperaba sufrió la cruz y menospreció el oprobio, y se sentó a la derecha del trono de Dios” (Hebreos 12:2).

Repase: Abra su Biblia y lea Mateo 27:41-54

Reflexione: En oración, considere lo siguiente: ¿Cómo sería mi vida hoy si yo estuviera en la oscuridad? ¿Cuáles áreas de mi vida antigua tienen que morir pronto?

Responda: En oración, pregunte, “Señor, ¿que tengo que cambiar a la luz de estas verdades? ¿Qué pasos debo tomar?”